miércoles, 26 de febrero de 2014

Sanar a sí mismo

Somos una pirámide que va de lo denso a lo sutil. Desde lo físico a lo espiritual mediado por la mente, la bisagra recolectora que a través del análisis y la atención, nos permite enfocarnos en las bases que guían la conciencia. Cuando alguna de las partes se desequilibra surge la llamada enfermedad; en términos más precisos, la mismísima falta de salud.

Por derrame los sentimientos desencontrados del amor y envueltos en perjuicios de inseguridad en todos sus matices, densifican el brillo natural que acompaña al ser. Esas ideas etéreas se trasladan a la mente como conceptos que se instalan en sus hemisferios y de a poco despliegan raíces secas que se extienden por todo el cuerpo.

Esta bolsa de carne con la que caminamos todos los días, es la matriz natural donde confluyen los
desequilibrios de los planos sutiles y cuando no resiste más el desorden, los expulsa. Como un ilustrado independiente que comprende lo que no es bueno para él, se deshace de las semillas de inestabilidad en forma de acné, herpes, manchas en la piel, ardor en el estómago, dolor de espalda, contracturas y hasta el más temido cáncer. 

Pero somos capaces de revertirlo si percibimos la magnitud de lo que podemos hacer y tenemos fe en el poder de los pensamientos. Si comprendemos que en nuestra mente, cuerpo y espíritu solo se plasman los mensajes que emitimos hacia nosotros mismos a partir del discernimiento, la elección y el enfoque de la atención. Por decantación, somos enteramente el resultado de nuestro equilibrio o contradicción.

Para curarnos necesitamos cosas básicas, ser sabios como los perros cuando están enfermos y se quedan en reposo absoluto para enviar toda su energía a la curación del cuerpo. Para eso necesitamos cumplir los caprichos alimenticios en dosis reducidas. Regalarnos muchas horas de sueño y descanso sin culpas, todas las que nuestras partes necesiten. Transpirar para evaporar bacterias y crear un ambiente hostil contra los virus en proceso de reproducción. Recibir y emitir amor, sentir con optimismo a la sanidad enraizarse en las extremidades. Activar una “farmacia mental” como la llama mi suegro y mandarla por encomienda sanguínea a la parte afectada. 

También es importante apelar a la imaginación para visualizarnos envueltos en verde de salud y violeta de trasmutación, cambio y purificación. Activar la alegría emocional para que las millones y millones de células que nos componen, reaviven su júbilo y estimulen más rápido la curación. Asimismo perdonarlas por enfermarse y quitarnos horas de salud plena. Y una vez más el perdón se convierte en la base y el amor en su motor. Porque con rencores no se puede sanar, avanzar ni vivir el presente completo, el único de los tiempos que verdaderamente importa.


Suena extraño pero funciona. Y de eso puedo dar fe.

Juliana

Volver a la raiz

Volvamos a la raíz del ser y la conciencia, del universo y la historia. Celebremos el amor y no el amor por enamoramiento de pareja, sino el amor absoluto, ese que engloba a todos los demás. El amor por la vida, la naturaleza y la tierra. El amor puro de conmoverse con momentos no mediados por lo material. 

Vamos a enamorarnos de la inmensidad del cielo y los terracotas del atardecer, de la luna en todos sus tamaños, de la corriente del río, de los árboles cuando se sacuden con el viento, del pájaro que camina por el paredón, de planta cuando da una hoja nueva, de los niños cuando la emoción los
invade, de los perros callejeros que felices mueven la cola, de los gatitos que maúllan cuando pasas por su vereda, de la gente que palpita en positivo y nos acompaña en el camino hacia arriba y adelante. 

Porque vibrando en positivo nos multiplicamos y el cambio tan ansiado pasa de imposible a realidad. Empieza por nosotros cuando libramos al aire un conjunto de sentimientos que se expande y su mensaje es captado por alguien más que se estremece en la misma sintonía.

La única manera de llevarlo a cabo es permaneciendo del lado luminoso y trabajando en la desintoxicación de sensaciones que nublan el temple, cuidando la salud emocional y viviendo en odas a la vida cotidiana. ¡Nadie dijo que era una tarea sencilla caminar por el lado de los buenos!

Somos luces intermitentes que por momentos nos oscurecemos con turbaciones que nos opacan. Pero si brillamos juntas aunque oscilemos, seremos un gran juego de luces en crecimiento y constante interacción; un faro que alumbrará el camino en busca de otros faros ansiosos por expandirse. 

Pequemos de románticos y profesemos la Fe Poética. El presente es el futuro y si te amo hoy, con fe poética te amaré toda la vida. Somos artífices de nuestra realidad y del poder que depositamos en los sueños y deseos. Ellos son escenarios posibles, no los subestimes. Son como la magia verdadera que se deja ver solo a los ojos de quienes creen en ella. Es nuestra conviviente y habita en la intención, los sentimientos y la valentía. Es la ausencia del prejuicio y la conexión más pura con la esperanza devenida en condición. 

Celebremos el amor, esa es la meta primera. Cuando estemos intermitentes porque las emociones nos nublen, volvamos a la raíz del ser para amarnos más aún entre nosotros; porque ese será el momento en que más necesitaremos volver a encontrarnos.


"This flame that burns inside of me, im hearing secret harmonies" ♫♪ 

Juliana