lunes, 30 de julio de 2012

La historia como parodia: La gestión Quiroga volvió a tapar el anfiteatro

A mediados de abril de 2012 el intendente de la ciudad de Neuquén, Horacio Pechi Quiroga, conocido popularmente como “el Pichi que roba”, ordenó a sus vasallos tapar con escombros el anfiteatro de la ciudad. Es un lugar histórico y cultural conocido según cada voz, por ser un “meadero público-comunitario” o un espacio de reproducción para actividades culturales, como recitales, presentaciones de murgas, actuaciones circenses y lugar de ensayo para artistas de disciplinas varias. Lo hizo sin consulta previa una noche de domingo para la madrugada del lunes.

Desde su perspectiva fascista y acción provocadora, consideró que debía ser tapado para parecer más pro, menos hippie, y destinarlo al armado de un espacio verde (que más tarde se supo que en realidad serían metros y metros de cemento para un estacionamiento). Sólo más cantidad de caliza fría y dura, para ser pisada una y otra vez por autos cada vez más invasivos, que escupen polución y en su sobreabundancia, entorpecen la circulación entre los peatones y quienes manejan.

Imagen extraída del grupo de Facebook  "Recuperemos el anfiteatro del Parque Central" 
El “Pichi que roba” pecó de ignorante y autoritario, grosos deslices para quien pretende conducir una ciudad en vida democrática y con apoyo popular. Ni bien se reinició el movimiento semanal de aquel lunes que escarchaba las mechas, un indignado agitador inauguró vía Facebook un fogoneo sin precedentes. Inició una  campaña de convocatoria por la web para reunir a artistas, vecinos, vecinas y cualquiera que quisiera acercarse, para levantar los escombros y destapar la cultura que había sido enterrada.

Grata sorpresa se llevó cuando docenas de vecinos se reunieron en el parque con palas y guantes para darle manija al asunto. A poco menos de un mes de laburo sin horario, temperaturas bajo cero y noches de vigilia, sacaron en medio de una fiesta el último escombro que reposaba en la superficie del Anfiteatro Gato Negro, denominado así porque en pleno trabajo de quita, un felino oscuro como la parca escapó asustado desde el fondo. La cultura no fue lo único que se tapó ese día.

Otra cosa que no tuvieron en cuenta “Pichi” y sus seguidores, fue que el trabajo de desentierro fortaleció al grupo humano que trabajó en él. Sin saberlo, prendió una antorcha enorme de inspiración y comunión para generar a partir de la reacción colectiva. Como los indignados de España, este grupo de artistas y vecinos autoconvocados se reunieron para protestar desde la acción contra quienes minimizaron el poder sociocultural e ignoraron la capacidad del conjunto.

Todo surgió a partir del movimiento en las redes sociales. En ello se destaca el pecado de ignorancia que impregnó a este dirigente que quien escribe no votó - ni tampoco la mayoría de los neuquinos - como dicen los justificadores de siempre. Pecó de ignorancia porque no tuvo siquiera en cuenta el poder de convocatoria de las masas y la influencia de las redes cuando un objetivo común se agita entre los inquietos.

Desde que se inició aquel movimiento hasta el día de la fecha, se hicieron numerosas actividades culturales para promover el agite en el lugar y demostrarle a los autoritarios de turno, que ese no era un meadero público y que con un poco de gestión, podía activarse como espacio de expresión para quienes buscan modos alternativos de vida a partir de la producción artística.

Hoy, lunes 30 de julio con no sé cuántos grados bajo cero, las redes sociales y los periódicos amanecieron con la noticia: "El Ejecutivo Municipal volvió a tapar el anfiteatro". ¡¿Qué diablos coño?! Después de toda la energía movilizadora durante el primer destape, repiten la historia como una parodia grotesca de ignorancia y subestimación. ¿Dónde está la cabeza de este señor? Dónde, no sabemos. Lo que sí sabemos es que está cegada y cerrada. La de él y sus asesores, funcionarios, concejales y pichichos del Pichi líder que apoyaron su moción.

El anfiteatro fue tapado y desenterrado una vez. El agite se reinició con bronca e impotencia pero con fuerza y optimismo, incluso como segunda oportunidad para quienes durante abril no se involucraron en el desentierro. Y, aunque las autoridades ahora presenten un plano very biutiful sobre el espacio en el que se convertirá el lugar, las acciones sobre el “anfi” trascendieron a lo estructural de velar por su desentierro y se volvieron identidad en la cultura neuquina. No importa cuántas planificaciones proyecten, ni todas las piedras juntas del Limay van a alcanzar para taparla.

Hasta la próxima!
Juliana Biurrún

miércoles, 25 de julio de 2012

Sleeping on the desk


     Todos la identificaban por su torpeza y distracciones constantes. Era común escucharla gritar por un golpe de su cadera contra el escritorio o por el agua del mate derramada entre sus papeles. Siempre llegaba tarde. Era la última en aparecer y la última en irse. Siempre fue una periodista tan dedicada como impuntual.

     Ese martes 23 de agosto su compañero Sarmiento la encontró desparramada sobre la PC, con su pelo enrulado revuelto y desprolijo. Le llamó la atención porque lo que tenía de torpe y distraída, lo tenía de pituca y coqueta. Pensó que estaba dormida, ella siempre tenía sueño. La miró y se rió, imaginó que se había caído de la cama para llegar temprano y no había soportado la puntualidad. 

     Las horas de la mañana pasaron. Se hicieron las diez. La tribu de la oficina de redacción ya estaba completa. Todos la habían visto dormir con el pelo revuelto y habían compartido el pensamiento sobre su irresponsabilidad constante. ¿A quién se le ocurriría dormir en la oficina con la Ministra ya en el despacho y lista para acribillar a su equipo de prensa? Si había alguien capaz, era ella.

     Sus compañeros comenzaron a irritarse. Le soportaban todas las mañas pero esa mañana no toleraron el abuso de su cara de piedra. El mismo Sarmiento se levantó de la silla y ofuscado le sacudió los hombros. Seguía sin despertar. Por un segundo pensaron en que quizás no estaba dormida y había que agitarla más. Cuando la tomó del torso para darla vuelta, descubrió su cuello morado y con cortes de presión. Sus ojos estaban perdidos y las ojeras le tapaban los pómulos. Automáticamente la desplomó con fuerza sobre el escritorio.

     La tarde noche anterior mientras cumplía sus horas laborales, un compañero de la misma institución entró a su oficina para tomar un café. Ella lo recibió, le dijo que se quede cuanto quiera porque había llegado tarde y tenía que completar el tiempo. El café que le convidó su colega tenía algo raro y le dio sueño, más de lo normal. De a poco empezó a desvanecerse, estaba débil y sin reacción. Su visión se volvió monocroma.

     Él la tomó desde atrás, primero con las manos. Ella no podía defenderse. Fue cuando agitó las piernas y enganchó el cable del mouse hasta el suelo. Después le rodeó el cuello con un alambre que había encontrado en el césped del patio. Y la apretó tanto que le dibujó una circunferencia de hematomas en su cabeza sostén. Ella seguía sin poderse defender. Y apretó tanto que le cortó la piel, hasta que hizo tanta fuerza que la dejó sin aire. Desde que terminó su café, no se pudo volver a defender. 

Foto, modelo y maquillaje: Andrea Jara.Visiten su blog, tiene trabajos increíbles: www.luzysombrasmakeup.blogspot.com.ar


Hasta pronto!!
Yuls

miércoles, 11 de julio de 2012

Encontrar la manera de ser feliz: Novio a los 40


Varias personas que conozco tienen parejas en Roca, Buenos Aires, Cipolletti, La Pampa, Centenario, Cutral Co y demás lugares que al momento de estas líneas no recuerdo. Pero él, él se encontró una novia del lado Pacífico de la Cordillera de los Andes.

Hace poco más de un año se conocieron durante unas vacaciones en Pucón. Ella vive allí y él es docente rural en Junín de los Andes. Pensaron que no se iban a volver a ver, pero a los dos meses confluyeron en el mismo lugar y desde ahí, cada fin de semana largo que marca el calendario él viaja a visitarla. Sobre la ruta besa su foto y la conversa. Una y otra vez.

Ella vive con su mamá, no tiene hijos y nunca tuvo pareja. Él es divorciado, pasa los cuarenta y tiene algunos críos en su haber. Los dos pensaron que a esas alturas de sus vidas se iban a quedar solos. "¿Quién piensa en conseguir novio a los 40?", comentó el sujeto. Habría que seguir el deseo y los instintos, aunque la negativa se repite entre las voces más cercanas a esa edad. En trece años te cuento, pero te aviso que pienso ser una adulta mayor moderna, jovial y rockera, revuelta en mi imaginación y con el alma anclada en el mismo corazón de hoy.

La gente que busca encuentra la manera de ser feliz. Enamorarse, extrañarse y sentirse un adolescente primaveral son parte. Hacer el amor con la mirada y caminar en soledad una tarde nublada, también.

Las adversidades son parte del equilibrio que necesita este cardumen terrenal para funcionar en armonía. La tristeza es más fuerte que la felicidad. Cuando uno se deprime lo siente en las uñas y cuando es feliz a veces ni siquiera se percata. La tristeza inspira y se comparte. “Voy a escribir los versos más tristes esta noche mientras escucho canciones tristes para sentirme mejor”, dijeron Neruda y Cerati.

Ser feliz es un estado del espíritu y una elección. Encontrar inspiración en la plenitud también lo es. Ya lo dijo Alanis Morissette tras lanzar el sencillo “Thank you” hasta los primeros puestos del ranking, según un documental de cuando MTV todavía era bueno.

Ser feliz es sumergirse en el flujo natural de la historia. Nadie dijo que fuera sencillo. Nadie advirtió lo difícil de las decisiones y poco escuchamos cuando nos hablaron sobre los tumbos contra la pared.

Y ser como se es no depende del lugar de descendencia. Ser feliz es mirar hacia atrás y decidir qué tomar y dónde cambiar. Ser feliz es elegir nuestra manera de ser a partir de la voz interna del deseo en lo más intenso y ecléctico de su significado. Decidir ser feliz es tener cuarenta años y animarse a establecer una relación del otro lado de la cordillera. Regocijarse en la ruta con una foto y la ambición absoluta de cruzar la frontera para abrazar a ese sujeto de amor.

Hasta pronto!

Yuls


martes, 10 de julio de 2012

Insomnio

aunque parezca malo, tiene su encanto...

La oscuridad regala cuando libera. Las inhibiciones se desabrochan, las distracciones se duermen en el día. De la noche nace el insomnio, que se trepa por ideas que corren solas, cuando se escapan de la sombra donde se ocultan en el día.  

Las noches de insomnio son como vampiros, que se alimentan de jugos mentales y colores que se incrustan de los surcos del cerebro, pintados con cúmulos y matices de sensaciones diarias.  

Las noches de insomnio son espléndidamente caóticas. Los pensamientos se disparan y conjugan en figuras donde de repente todo cierra y un conjunto de palabras se vuelve música.

De noche la vida se convierte y los pálidos aparecen. Los sonidos cambian y las luces titilan más fuertes. El viento menos desapercibido golpea con nervios la ventana. Las voces se escuchan alzas desde lejos. Los motores de la rotonda se aceleran y las calles se hacen de mil dueños.

De noche la oscuridad se hace cielo en la vereda. El techo negro brilla y se dibuja con historias de arquetipo universal. La contracara de la sanidad diurna florece entre éstos pálidos, que despertamos cuando los ordenados se van a dormir.

Hasta una nueva noche de insomnio.
.