lunes, 21 de marzo de 2011

La Estafa Dub presentó su disco

Una noche emblemática en la cultura regional

La banda más importante de la escena independiente regional, La Estafa Dub (LED), presentó su disco debut el sábado 20 en el Cine Teatro Español.


Era un día esperado por muchos y por fin había llegado. Se hicieron las 22.20 y un dub de lo más oscuro empezó a sonar en el teatro épico de la ciudad. Era La Estafa Dub, lista y de punto en negro tras un telón imponente que se abría de a poco. La canción elegida para el arranque fue de lo más precisa y representó con creces el espíritu psicodélico y “flashero”  que distingue a la banda. La misma es una una versión de Oosfera (la movida solista de Juan Fort), que los estafadores acuñaron como propia para convertirla al reggae dub y posicionarla como una reinterpretación ideal para inaugurar un (nuevo) disco, en este caso un recital.

           La presentación tuvo un despliegue atípico en la escena regional por varios motivos. Un show de luces que no recuerdo haber visto por estos lares, un fondo enorme de plotter con la temática del disco (diseño de Innsanitaria Producciones); un escenario con tres niveles para distribuir a la docena de músicos y un sonido inicial que parecía de disco en vivo. Todos esperábamos algo grande de La Estafa, pero semejante desarrollo integral y armónico desde lo audiovisual fue motivo de asombro colectivo - Cabe destacar que ni siquiera los espectáculos nacionales e internacionales que se realizan en el lugar generan tal despliegue -.

Juan Fort (voz y 1º guitarra)
LED se caracteriza por la energía de reme constante que tienen sus integrantes desde hace años; por hacer todo magno y con ambición, como no podría ser de otra manera para una big band de tal vuelo. El evento del sábado tuvo como antecedente sólo el recital de presentación del disco de los Jackpots en octubre del año pasado. Antes, ninguna banda regional se había animado a pisar al “gigante de la Avenida” y tanto la Estafa como los Jackpots, tomaron las riendas del desafío y sin pudor le hicieron frente. Juntos marcaron un antes y un después en la zona, en el que dejaron en claro que ese espacio no está reservado solo para artistas de allá y que el trabajo de hormiga puede alcanzar para desbaratar cualquier mito de exclusividad.

El show estaba anunciado para las 22 y se iban a perdonar sólo quince minutos de impuntualidad. Pero hijos del rigor, muchos llegaron ya avanzada la presentación y fueron instalándose en los costados de las butacas. Alta sorpresa fue ver de repente que en los laterales estaba lleno de gente, que para arriba había un montón de cabezas diseminadas por ahí y que hacia abajo unos pocos huecos quedaban sin ocupar. Cerca de 500 personas asistieron y convirtieron a la promoción del primer disco de La Estafa Dub en un hito de la movida independiente.

Su música es para mover las caderas y la infraestructura del Español parecía reprimir nuestros deseos. Pero como en todos los lugares estamos los caraduras de siempre, siguiendo nuestros impulsos y haciendo honor a nuestra poca vergüenza, nos paramos de la butaca y nos pusimos a bailar. Fue sólo un rato en el que unos pocos locos más se sumaron, mientras que el resto se quedó tranquilo y conforme con mover la patita al ritmo de reggae.

Si bien las instalaciones no eran apropiadas para el despliegue de esa fiesta que la Estafa genera en la gente, tengo que reconocer que esperaba más acción y reacción por parte de un público que acaparó todos los rangos de edad, pero en el que no faltó casi nadie de quienes nos cruzamos siempre en cada ocasión. Esto, sumado a malas jugadas del sonido en el que las voces de Lucas y Juan rompían al llegar a determinados decibeles, es lo único para acotar. Paradójico e infortuito resultó ser, dado que si hay algo por lo que se destaca La Estafa, es por la prolijidad y precisión de su sonido en vivo. 

Mono León - Invitado
Los músicos invitados fueron otro punto alto de la noche. Víctor Zuccoli en teclado, Amadeo Bonaiuto en trompeta, Fox Collona y “Mono” León en guitarra eléctrica, “Enano” Alex en voz, y la exquisita Nora Reverz - representando al género entre tantos hombres - en flauta traversa. Cada uno se lució y aportó dinamismo con su interpretación, por eso no está de más destacar que todos son joyitas de la escena local. 

El desarrollo del recital fue fluido, empezó con temas instrumentales intercalados con los que llevan voces. De a poco la energía fue increyendo generando más y más ganas de bailar. Su transcurso puede dividirse en dos partes, la más dub y psicodélica al principio y la “sección bailable” hacia la segunda mitad. A clásicos con los que todos agitan, como “Cuando” y “Mucha gente”, se sumó la versión de “Baby I love you” de Ramones y “Quizás, quizás, quizás” de Osvaldo Farrés. Con esta jugada terminaron de comprarse a nuestras viejas que escuchaban encantadas mientras recordaban los bailes de su juventud.

Ya eran casi las doce y un memorioso le gritó “feliz cumpleaños” a Luis Ferri, el bajista inmenso (para mi escaso metro sesenta) que con la precisión de sus grabes parece un Transformer que deja huecos en el suelo mientras avanza. Deliré, sí, pero quien lo haya visto entenderá a lo que me refiero. Acto seguido y natural el mejor regalo que (considero) un músico puede recibir, todo su público cantando el feliz cumpleaños y Luis, tímido y grandote, regocijándose seguro de felicidad. 

            Y nos pusimos sentimentales

Quizás suene exagerado, por ahí vos que estás leyendo pensás, “esta piba que escribe está re loca”, pero el asegurar que cuando el telón se abrió la emoción nos invadió a muchos, es una afirmación que no me da vergüenza escribir. Esa noche el Español fue como una gran familia que estaba reunida apoyando y disfrutando del resultado de un laburo cooperativo y a pulmón, que tiene meses de preparación y una vida de aprendizaje. Ningún detalle estuvo librado al azar, todo fue parte de un plan maestro que se gestó en una gran cabeza llamada LED. 

Mariano González
(trombón y coros)
Los muchachos no hablaron mucho durante el show y hasta distribuyeron los agradecimientos por partes (las familias por sobre todo, Sa-k Galaz en managment general, Innsanitaria Producciones en diseño, Carlos Urrutia en iluminación, Marcelo Muñoz en sonido, Sebastián Valero en prensa, entre otros). Pero la voz de Mariano “Pela” (el Flaco) González condensó todo lo que representaba esa noche emblemática para la banda y la cultura regional: “Para todo músico es un sueño tocar acá y nosotros estamos cumpliendo nuestro sueño entre amigos”. Impecable.

Y después de dos horas quince, llegaba a su fin la gran noche que fue un compilado de méritos y situaciones para recordar. Con todos los músicos invitados sobre el escenario, se preparaban para una zapada memorable (¡acá está la filmación!). Nora, Fox, el Mono, Enano, Amadeo y Víctor se alinearon detrás del vibráfono mágico que da vida a "Guachi Guara", esa canción que termina de coronar como una fiesta a cada recital de la banda. El público entero de pie, aplausos, gritos, silbidos y el telón cerrándose de a poco. Exigimos un bis, no podíamos irnos sin escuchar un par de canciones más. El telón se volvió a abrir y “Todo lo daría” de Todos Tus Muertos y “Ramblin” de Rico Rodríguez fueron las versiones elegidas para despedirse. Otra vez de pié y con toda la banda y colaboradores abrazados y saltando en el escenario. Era la Familia Estafa haciendo carne eso que se llama felicidad y concretando junta el sueño de sus vidas, como siempre y hasta siempre. 
Me saco el sombrero muchachos. Felicitaciones de corazón.   

¡Hasta la próxima!

Juliana D. Biurrún
Fotos de Andrea Jara

Pedro Aznar en Neuquén: El talento en su estado más puro

Crónica publicada en el sitio
www.comahuerock.com.ar

El multiintrumentista, reconocido bajista y cantante argentino, Pedro Aznar, presentó su último disco “A solas con el mundo” el pasado sábado 12 en el Cine Teatro Español. El mismo fue grabado en vivo y cuenta con diez versiones unipersonales de canciones que  nunca habían sido registradas en estudio sólo por él. Son temas derivados de colaboraciones con otros músicos o por participación en compilados, y su criterio de selección se basó, según él, en las reacciones reiteradas de aceptación por parte de los espectadores durante cada presentación.


Diez y media en punto una locución recordó las exigencias de la sala y, con el telón todavía cerrado, la electroacústica de doce cuerdas empezó a sonar. “Fugu” del disco Quebrado fue la encargada de la apertura, y con ella aparecieron los primeros cantos del público entre adulto y juvenil que colmó la sala. 

Fue un concierto sobrio y exquisito, en el que luces amarrillas y magentas fueron lo único que acompañó el escenario. Los recitales de Aznar en Neuquén son una especie de rito, de los que pueden destacarse situaciones que se repiten siempre y que, cada vez que aparecen, emocionan como si fuera la primera vez. Es que Pedro es uno de esos artistas que tiene la capacidad de conmover y volver tan intensas sus canciones hasta ponerte la piel de gallina. 


Después de recorrer versiones de la Negra Sosa, el Flaco Spinetta y Atahualpa Yupanqui, entre otros, el ex Seru Giran interpretó “A primera vista” de Chico Cesar, esa canción de amor hermosa y maleducada que, si sos medio sentimental, te arranca un par lágrimas sin pedirlas prestadas. El público entero estaba como hipnotizado, casi mimetizado en sentimiento y cantando a capela, con la guitarra sonando de fondo y montones de pantallitas inmortalizando el momento, como cada vez.

Además de tocar la viola, el teclado y el kultrun con total destreza, Pedro es uno de los mejores bajistas con los que cuenta el patrimonio rockero nacional, entonces por supuesto, muchos esperábamos ansiosos que se pase a las gruesas. “Muñequitos de papel” y ese sonido de falso slap logrado con un destornillador nos dieron el gusto. Los aplausos eran eufóricos, y la actitud en la gente no dejó de revelar su admiración por el talento y la sensibilidad de Aznar como artista. 

El recital duró un tiempo prudencial, pero sus casi dos horas sobre el escenario parecieron no alcanzar para satisfacer a los presentes. El telón se cerró y las luces se prendieron. Algunos se fueron, pero los más cabezas duras e insistentes nos quedamos. Pedro tenía que volver a salir, toda su parafernalia de despido no nos había convencido, era una parte más de su ritual. Pero la espera fue literal, pasaron minutos largos de tozudez hasta que volvieron a asomarse unos pies por debajo del telón. Así, “Amor de juventud” fue el bis elegido para cerrar la noche y un “hasta siempre” medio seductor su saludo final. 

Y en honor a la verdad, aunque estábamos más que satisfechos, hubo un montón de canciones que nos quedamos esperando. ¿Pero cómo no podría eso pasar?, si tiene tanto para escarbar dentro de su propia historia musical que le resultaría casi imposible no olvidarnos. 

 Hasta la próxima
 Juliana D. Biurrún
Fotos de Andrea Jara

martes, 8 de marzo de 2011

La mística popular de las Súper Pochoclo Nights

Cuando un acto tiene mística, se convierte en un ritual. Los sentimientos se sociabilizan y entablan así la complicidad entre personas que comparten el mismo placer por un hecho compartido y particular. 

Durante los últimos meses, los jueves de las noches neuquinas se convirtieron en una cita obligatoria para los amantes del cine, los clásicos y las veladas de consumo compulsivo de pochoclos con gaseosa. Fue por la llegada del Súper Pochoclo Night, un ciclo de presentación de clásicos del cine en el Cine Teatro Español. Así semana tras semana, la sala de la Avenida se convierte en una jungla de gentío de todos los palos, desde el under más alternativo hasta el yuppie más pro. 

La movida pochoclera es desprejuiciadamente popular, todos pueden ir, el que tiene más y quien tiene menos. Son montones de jóvenes mezclados entre sí por un mismo objetivo ritualista: Cortar la semana, ir a ver o rever una buena peli - de esas que no pueden faltar en el historial de todo cinéfilo – y disfrutar por el mismo precio de una actividad que dura un poco más que una cerveza en el bar. 

Cuando apareció la propuesta en la ciudad allá a mediados del 2010, el admirar lo perspicacia de sus realizadores fue (creo) un sentimiento colectivo. Traer (de nuevo) a la pantalla los clásicos del cine, era una fórmula más que exitosa para captar por un lado, a los gustosos de las expresiones artísticas, y por otro, a los activistas de las noches de ocio recreativo. 

Y los promotores no se quedaron con la película en DVD transmitida en una gigante. El trabajo de producción publicitaria que se realizó en la región, no tiene nada que envidiarle a los grandes auspiciantes que aparecen en las salas de Chrestía y Antártida Argentina. Lo bizarro y popular son las tácticas principales para transmitir sus mensajes, y con propuestas ingeniosas generan situaciones en las que al espectador no le queda otra más que responder con gusto y entre carcajadas colectivas ¿Cómo no apagar el celular después de un mini corto sobre una familia zombie en el cine, que termina devorando a un muchacho por interrumpir con el sonido de su móvil? ¿Y cómo no considerar, aunque sea la idea, de tomar una cerveza a la salida cuando Darth Vader te invita medio volado desde la barra de un bar?

Las jornadas de Superpochoclos ya son un clásico que se fogonea entre la red social - aliada fundamental para la concreción de la idea - la ciudad y la juventud; y donde día a día se revive el gusto por los films de ayer que cultivan adeptos en nuestras noches de hoy. 

Y mientras escribo escuchando a Def Leppard pienso,
¿Hysteria será el próximo clásico?

Hasta la próxima!

Juliana D. Biurrún

miércoles, 2 de marzo de 2011

El debate se tiñó de verde

Educación versus prohibición

Se preguntarán por qué un artículo sobre marihuana en un intento de blog sobre cultura. Estos pensamientos nacieron hace rato, hasta que terminaron por plasmarse en una plantilla de Word. 
El debate que gira alrededor del tema tiene decenas de aristas de análisis, pero creo que el asunto global termina por reducirse a que su consumo se ha convertido prácticamente en una cuestión cultural, que está en todos lados y que se convirtió (les guste o no)  en la mitad más uno. Esto no es apología ni desmerecer el debate, es plantear una humilde posición. Al que le interese el tema, está invitado a participar.
            Aquí va.


En la actualidad se convive con drogas legales de lo más nocivas, de las que se reciben bombardeos constantes de los medios directo a la materia gris. Con campañas publicitarias invasivas, las empresas incitan su consumo valiéndose de todos los valores de los que vive la superficialidad para transmitir su mensaje: Belleza, noche, fiesta, sexo, fugacidad, provocación, libertinaje. Gozan de impunidad en una escala fluctuante según el tiempo, y ese status de legalidad, da vía libre al consumo sin prejuicios. 
 
En torno a esto se presenta el debate por la legalización y despenalización de la tenencia de marihuana para consumo personal; un tema con numerosas variables de análisis, y en el que las posturas más ortodoxas y conservadoras salen al choque con sectores progresistas que ubican a las libertades individuales como mandato primero. Al respecto es importante aclarar la diferencia entre legalización y despenalización. La primera implica que el cannabis pueda venderse en farmacias y centros comerciales de manera libre, como un paquete de cigarrillos, una botella de alcohol o una tableta de aspirinas. La segunda, se refiere a la aceptación de una cantidad determinada para el consumo personal avalado por el autocultivo. En éste último punto se basa el presente texto, dado que el debate sobre la legalización requiere un trabajo de indagación más profundo acerca de los efectos que podría tener la misma en la sociedad.

Los aromas ilegales invadieron la ciudad

El consumo de marihuana es una realidad que circunda en el cotidiano colectivo y sin sectores de preferencia. Su uso no depende de una clase social ni de un estilo de vida, sino que por el contrario, se “democratiza” día a día y no es campo de acción sólo del artesano; también del empresario, profesional, del líder y de quien tenga ganas. En el marco de la mitificación que circunda en parte de la opinión pública sobre el tema, nada se dice de individuos que siendo figuras exitosas en sus campos de trabajo, recurren al Cannabis como una parte normal y controlada de su cotidianeidad con una vida socialmente aceptable. Esto hace referencia fundamentalmente al contexto en el que la misma se desarrolle y el marco en el que se ejecute su consumo. 

También existe un velo de contradicciones entre los sectores más ortodoxos y prohibicionistas con respecto al tema, y tiene que ver con la variedad de usos y aplicaciones que tiene el Cannabis. Por un lado la demonizan, y por otro aceptan sin problemas al alcohol,  violento y culpable de la mayoría de los accidentes mortales de tráfico; y al tabaco, adictivo hasta la desesperación e indudablemente mortal. Además, limitan su análisis al concepto de que la misma es el primer paso para el consumo de drogas duras; sin tener en cuenta que la primera sustancia es el alcohol (es más probable que un joven tenga acceso y pruebe primero una cerveza que la marihuana). 

La violencia y delincuencia con las que relacionan en sus argumentos, no pueden reducirse al acceso a un cigarrillo de marihuana. Forman parte de una globalidad en la que está inmerso el individuo y en la que los problemas afectivos y de contención son los primeros causantes. Al respecto, la licencia en Servicio Social (Universidad Nacional del Comahue), Sabrina Salto, expresó, “los mayores daños en lo que se refiere a salud y vida social en los consumidores adictos de sustancias, no se relacionan directamente con las sustancias, sino con el contexto en el que se produce el consumo”.

Renni Re es una adicta recuperada y conoce ese mundo por dentro y fuera. Ella opinó sobre el tema y manifestó, “la delincuencia y la violencia no surgen de no tener plata para el faso, sino de estar inmersos en una realidad que no nos hace felices y por eso debemos encontrar la forma de salir. El apoyo incondicional de la familia es crucial. Un adolescente drogado no se hace con un pinche transa que le invita una pitada; nace de un seno familiar donde hubo violencia, abusos, falta autoridad, de afecto y contención, por eso el adolescente se aferra al dealer buscando una contención afectiva. Por este motivo, cuando se tratan las adicciones se busca el epicentro en carencias afectivas, porque hoy sos adicto a las pastillas, pero mañana podes ser adicto a las galletitas Merengadas, y el problema sigue siendo el mismo”.

La curiosidad en el ser humano es una característica innata y cuando algo le es prohibido, la reacción mayoritariamente natural es querer probarlo. Esto no es condición sine quanon, pero es un fenómeno que se da sobre todo en la adolescencia, etapa clave en la formación de la personalidad y en la que la influencia del entorno y los pares es más fuerte que nunca. Muchas personas comienzan a consumir tabaco durante esa época o tienen sus primeras experiencias con el alcohol a escondidas de sus padres. 

Con la marihuana sucede lo mismo, su marco de prohibición en contradicción con la realidad que los circunda, no hace mas que despertar la curiosidad de los jóvenes. En este punto es fundamental la contención de los padres, la educación y la libertad para debatir el tema sin prejuicios. El consumo no se reduce a la práctica en sí, sino que está relacionado con una situación contextual que lleva al individuo a crear un imaginario expectativo fomentado por su entorno social.
 
La licenciada Salto respaldó la premisa en función de investigaciones y rasgos característicos de la psicología del individuo. “Los estudios más actuales en cuanto a la edad promedio de inicio de consumo de drogas, ubican a esta instancia entre los 12 y los 15 años, es decir, en lo que sería el ingreso a la adolescencia. En cuanto a las sustancias específicamente, cabe mencionar que el consumo hace algo más que poner en relación al organismo con una droga. En el caso de los adolescentes, las expectativas de efectos tendrán más importancia que los propios efectos. Entusiasmo, imaginación, modas, publicidad, culturas, reacciones adultas, etcétera, se mezclan para crear un complejo mundo de expectativas. En los adolescentes, dichas expectativas tienen mayor importancia que los propios efectos y a menudo son más problemáticas que la sustancia en sí. Entre los adolescentes, los usos de drogas también responden a modas que ellos crean, reciben o alteran y que se difunden por su boca a boca particular. Para poder prevenir el problema de las drogas hay que empezar sabiendo que se espera de ellas”, explicó Salto.

Para completar, Renni relató, “legalizar permite quitarle ese marco de prohibido y misterio que a los adolescentes tanto les atrae. De la misma forma funciona el que un padre inteligente siente a su hijo y le diga, ‘esto es un cigarrillo y te produce cáncer, pero el día que quieras fumar prefiero q lo hagas delante mío en vez de a escondidas’. La despenalización le da al consumo ese tipo de contención”.

El por qué de la legalización (para uso industrial y medicinal)

La ilegalidad es útil para aumentar perjuicios que derivan de ella. Entre ellos se destacan el incremento de los recursos de organizaciones dedicadas al narcotráfico, y la imposibilidad de la libre investigación sobre las propiedades médicas presentes en su forma natural, como por ejemplo, la utilización para el tratamiento contra el glaucoma, asma, cáncer, migraña, insomnio, náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia anticancerosa, entre otras cosas. 

Sería beneficioso inclusive para la economía y la producción, es decir, la legalización para su uso industrial. De esta manera, muchos agricultores podrían realizar plantíos rentables de cáñamo especializados en la fibra o celulosa, sin contenidos significativos de THC. En este punto es importante destacar que ésta es una planta con muchísimas cualidades, de fácil cultivo y resistente a plagas, entre otras propiedades.

Educar para decidir

El despenalizar no implica fomentar la adicción, sino confiar en la conciencia de la sociedad y en su capacidad de elección a partir del libre acceso a la información. Según las estadísticas, nadie murió nunca por fumar en exceso y tampoco hay documentación de incidentes de violencia bajo los efectos sólo de marihuana. En este sentido, el alcohol es uno de los principales impulsores de violencia social, es de venta libre y más perjudicial para la persona y la sociedad misma. 

También es una realidad que mucha gente no consume tabaco ni alcohol a pesar del bombardeo constante de los medios. Esto convierte en una falacia a la creencia de que la despenalización de la marihuana fomentaría su adicción. La ecuación se reduce a que el consumo existe a pesar de su ilegalidad. Por eso, es necesario hacerle frente y debatir el tema entre todos los sectores involucrados, bajo una acción conjunta de desmitificación y educación.  No hay pretextos para ignorar el debate sobre esta planta que ya creció en muchos terrenos y que es menos nociva que las drogas legales aceptadas abiertamente. 

En este sentido puede establecerse una jerarquía de perjuicios, tema sobre el que la licenciada en psicología, Estefanía Ballesty explicó, “entre las drogas legales mas nocivas, debido a su tolerancia y dependencia, están la nicotina en primer lugar y el alcohol en segundo, porque además al ser aceptadas socialmente, no se mide el riesgo que puede tener el consumo a largo plazo. Se comienza como una curiosidad y un juego y se termina con una adicción. También es importante destacar la adicción de la cafeína, que se encuentra más adictiva que la marihuana. Entre las ilegales, considero que las más adictivas son la cocaína, el crack y las anfetaminas. Dentro de las ilegales, la marihuana es la menos dañina a nivel cerebral, físico y la que provoca menos adicción”.

          Entonces…

Ninguna política de Estado puede pensarse en un contexto aislado. Los resultados de las mismas no dependen sólo de la mano ejecutora, sino de su aceptación e incorporación en la sociedad. De nada sirve la despenalización sin una campaña educativa fuerte que la acompañe, para que el espíritu y progreso que se busca en ella sea comprendido por la sociedad. Que informe sin tabúes sobre sus ayudas y perjuicios, como el uso medicinal para cuidados paliativos y la consiguiente desconexión neuronal que genera su consumo. “Se hace más lento el pasaje del impulso nervioso de una neurona a otra. Se altera la percepción, donde pueden aparecer alucinaciones, pero solo en muy altas dosis. Puede producir depresión dependiendo de la cantidad de dosis y la frecuencia del consumo”, explicó Ballesty.

Lo que aquí se pretende no es defender a la marihuana y criticar el alcohol, sino intentar colocar a la sociedad en un estado similar de conciencia y conocimiento, porque sin ingenuidad convive día a día con una realidad a la que no  termina de hacerle frente, porque cada vez que la encuentra no termina por hacerla propia para desmenuzarla sin hipocresías ni tabúes. Pero sobre todo, porque la ilegalidad en la que se esconde no va a detener su consumo.

Hasta la próxima
 
¡Muchas gracias a las muchachas que dieron su opinión 
y me ayudaron con este texto! Magia, Renni y Estefi

Juliana D. Biurrún





Folklore jamaiquino en el Teatro del Viento

Artículo escrito para el sitio
www.comahuerock.com.ar

Semifinal del Rototom Latinoamérica zona Peter Tosh

               La semifinal de la primera edición del Rototom Contest Latinoamérica, Zona Peter Tosh, se realizó el pasado domingo 20 de febrero en Teatro del Viento. De la contienda participaron bandas de Mendoza, La Pampa, Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, entre las que resultaron seleccionadas Verde Reggae de Bariloche, Naturaleza Reina de Cipolletti, Impulso Reggae y Nueve Millas de Mendoza. Las mismas fueron anunciadas en “La de Dios”, legendario programa de la Rock and Pop Buenos Aires, creado y conducido por Santiago Palazzo. La actividad en la zona estuvo organizada por "Sa-k" Galaz y el colectivo de trabajo de La Estafa Dub, ante lo que cabe destacar que esta agrupación local no participó del concurso por ser su manager parte del jurado.

               Nueve Millas no pudo asistir, y en una resolución espontánea del jurado (Galaz, Palazzo y Meteoro - periodista de lo que fue R&P Neuquén), decidieron repartir entre las bandas restantes los 40 minutos que le correspondían al grupo para tocar. Y como en la cancha se ven los pingos, sin escrúpulos ni vaselina las colocaron ante una prueba de fuego que todas superaron con la profesionalidad que se pretende en un evento de tal magnitud. 

               La primera en subir fue Verde Reggae, y la “buena vibra” por la que se caracteriza el estilo se vio plasmada en una puesta de lo más armónica entre sus integrantes y para con el público. Esto, sumado a lo carismático y buen orador que resultó ser su cantante, y la espontaneidad e inteligencia con que supieron resolver el desafío sorpresa, convirtió sin dudas a La Verde en una de las candidatas al triunfo.

               Al terminar, pasamos de un mundo de recital a un universo de radio encarnado en la voz de Palazzo. Con un relato retóricamente impecable, explicó la magnitud del concurso y logró, con una cuota de inocencia y una pizca de picardía, poner todavía más nerviosos a los chicos de Naturaleza Reina que se preparaban para subir.

               Ya me habían contado que los shows de esta banda eran una gran fiesta, pero nunca los había vivido en carne propia. En principio parecían un grupo más sumiso y tranquilo que el antecesor. Pero sus emociones tardaron poco en aclimatarse, y de esa pasividad original pasaron a una explosión de energía cuando, de repente, el público empezó con cantos y banderas a saltar desaforado. Tanto que tuvimos que corrernos desde el sector que ocupábamos adelante hasta un costado tímido donde no llegaban los empujones. Esa efusividad fue una sorpresa de lo más grata, porque cuando un montón de almas confluyen en pos del gusto y apoyo hacia lo de acá, es inevitable el contagio del entusiasmo que reaviva el aprecio por lo nuestro.

               Al terminar Naturaleza, la locución de Santi siguió sumergiéndonos en un universo de radio hasta dar paso a la gente de Impulso Reggae. Para ese entonces el lugar estaba vacío y hacía mucho calor dentro, pero apenas pasaron unos minutos de los primeros acordes, el público inquieto que copaba el patio del teatro retornó a la sala. Con este cronograma completo la tarea de los concursantes está finalizada y de ahora en más, sólo les queda aguardar hasta el 4 de marzo cuando se anuncie al ganador en “La de Dios”.

               Y el final de la jornada estaba cerca, era domingo pero el reloj apenas pisaba las 23; todavía quedaba un margen para seguir la fiesta. Mientras tanto, la frutilla de la noche esperaba ansiosa para salir tras el telón.

               Desde Jamaica, el cantante Bushman y su set de soundsystem viajaron hasta nuestro lugar para interpretar en estado puro un estilo relativamente nuevo en la región. Y con él, la esencia del espíritu isleño se encarnó en música y acto, cuando unas secas sobre el escenario terminaron de recrear el aire jamaiquino que soplaba en el lugar. 

Juliana D. Biurrún