martes, 30 de noviembre de 2010

Duálmicos: Convivencia sagrada

Como lo prometido es deuda, a continuación la crónica del recital de Duálmicos el sábado 27 de noviembre en La Conrado Cultural. 
Publicada en www.comahuerock.com.ar


Duálmicos: Convivencia sagrada


         El show de presentación del primer disco de Duálmicos, ex Claroscuro, no fue un recital más. Fue el cierre de un proceso de siete años de crecimiento y mutaciones como banda, y de tres años de producción y reelaboración de “Claroscuro”, el primer material discográfico tan esperado por muchos, y que presentaron el pasado sábado 27 de noviembre en La Conrado Cultural.
         La banda está integrada por Rodrigo Borges en voz y segunda guitarra, Sebastián de Urrutia en primera guitarra, Mercedes Sánchez en bajo y coros, y Alejandro Tarifeño en batería. Juntos son un racimo de matices y contrastes que conforman la dualidad que da vida a su nombre. Y así comienza la historia.

         00:05 en punto. Un arpegio tremolado y en roce al contratiempo siguió a las publicidades de los auspiciantes que dieron apertura al recital. Sonaba “Sitios”, la misma canción con que inicia el disco y una de las mejores del material.

Mer
         Como estaba previsto, la noche contaría con sorpresas y artistas invitados. La primera en subir al escenario fue Andrea Jara, cantante de Cromosoma X. Ella interpretó “La poción”, segundo tema del disco y uno de los legendarios en el repertorio de la banda. Su interpretación fue impecable, y la energía que caracteriza su cantar la hizo brillar esa noche. 

         Un par de temas más dieron pié a la llegada del segundo invitado, Marcos “Tony” Tarifeño, hermano del baterista y cantante de Quimera. Él se puso frente a la voz del clásico “Wicked Game” de Chris Isaak en lo que fue uno de los momentos más lindos del show. Su voz gruesa y fuerte se ensambló con la banda y representó con creces al espíritu de la canción. 

         La tercera invitada fue la saxofonista Yamila Tejada, también participante de Cromosoma X. Ella ejecutó sus vientos en el funk “Sexual”, y aportó con sus arreglos el sonido faltante que el tema pedía casi a gritos.

         El primer audiovisual de la banda

         Una de las perlas prometidas para la noche del sábado, era la presentación del primer videoclip oficial de la banda, dirigido, producido y editado por Diego Aguirre. El hit que musicalizó las imágenes fue “Ya no soy yo”, otra de las elaboraciones más antiguas del grupo.

         Al mejor estilo “Judith” de The Perfect Cicle, el rodaje muestra a la banda con una estética glam rock tocando en un galpón oscuro, con primerísimos primeros planos sobre los instrumentos, y con humo como nubes en el ambiente.

Ale
         El momento de la proyección audiovisual le siguió el primer corte. Fueron unos cinco minutos de silencio musical y murmullos generalizados, que terminaron cuando los integrantes volvieron a irrumpir en el escenario con un cambio de vestuario que representó la dualidad con la que se identifican. La primera parte tuvo la impronta de la formalidad cercana al estilo de gala; y el contraste en la segunda estuvo marcado por los jeans y zapatillas como protagonistas del show.

         Era el turno del cuarto invitado. El chelista Fausto Figueroa se sumó en “Wake up”, una de las baladas de rock regional más lindas que escuché. A este instrumento poco común en el ambiente, le siguió otra secuencia también inusual. Fue el sorteo de cortes de pelo auspiciados por la peluquería Thiago, que terminó con dos promotoras de figuras imponentes bailando sobre el escenario al ritmo de un blues improvisado.

         El reviente cerca del fin

Seba
         “Ahora voy a invitar a las chicas a que suban a bailar. Vengan, anímense”, dijo Mercedes en recorrida por el escenario sin el bajo colgado. Es que era el turno del último invitado: Sebastián Ruete, bajista de la ex Cabeza de Cobra. Entre ese rango de minutos Rodrigo sacó un teclado desde atrás del telón, y con algunas nuevas señoritas arriba, comenzó a sonar “Hella good” de No Doubt. Las tablas parecían temblar con los saltos múltiples, en lo que fue una especie de paréntesis de reviente escénico y una de las secuencias más divertidas del show.
Rodri
         Los temas restantes en la lista evidenciaban los pocos minutos faltantes para llegar al final. Era el momento de agitar con todo. “Sepárense, hagan lugar en el medio”, dijo Rodrigo. Los que quedaban en la sala comenzaron a alejarse tímidamente para dejar una pasarela vacía en el medio. Es que “Nextweek” de Sumo se preparaba para sonar. Y así con los primeros acordes distorsionados, un puñado comenzó a saltar, mientras que otro se quedó tranquilo en su lugar. 

         Cada vez faltaba menos para el fin. El proceso previo y el significado de la noche ameritaban un cierre a todo rock. Era el momento de brindar por los años de convivencia humana y musical que convirtieron a Duálmicos en lo que es hoy. Y así terminaron sobre el escenario una docena de personas con champagne entre sus manos, festejando entre copas bien en alto y a la expectativa del porvenir. 

         Si bien la afluencia del público no fue masiva y el evento contó con detalles poco organizados y no característicos del mundillo del rock, cabe destacar la fidelidad y el aguante del público; la entrega de la banda que dejó todo en escena, y la profesionalidad que como siempre imprimieron al tocar, en lo que fue a nivel musical un recital impecable.

Hasta la próxima

Juliana D. Biurrún 
Fotos de Andrea Jara

viernes, 26 de noviembre de 2010

Duálmicos, desde Claroscuro hasta hoy

Duálmicos.com
Tengo en mis manos dos discos de la misma banda pero con diferente nombre. Tengo en mis manos dos discos de la misma banda, pero uno con tapa de fotocopia y prohibida “difisión”, y otro a color, con diseño gráfico y más pro. Uno es un demo grabado con baterías de computadora de quienes fueron Claroscuro. El otro es el disco oficial y con trabajo profesional de Duálmicos, ex Claroscuro

Génesis, primera parte

Rodrigo Borges
Voz y 2º guitarra
Imaginate hace siete años atrás. Recordá la escena musical de aquellos días. Era la época de Juanito Bar, Ciber Planet, Margarita, Rita... ¿Te acordás? Cuando tomar una cerveza salía diez pesos. Cuando había roncanrol por todos lados y  la música de plástico no era protagonista en los bares.
 La imagen se remonta a aquellas épocas en que había varias bandas regionales que fueron desapareciendo en el tiempo. Comenzaron a desvanecerse de a poquito, a mutar de estilos para convertirse en otras vidas. Muy pocas quedaron en pie desde aquel  2003 hasta hoy.
Sebastián de Urrutia
1º guitarra
Fue ese  el contexto en el que tres entonces adolescentes comenzaron a maquinar un proyecto. Eran Rodrigo, Juan y Sebastián. Los dos últimos venían de una banda de colegio al estilo High School Music… pero de rock: La Gleba. Por ahí existen todavía unas grabaciones caseras en cassettes. Rodrigo era un vecino de la zona, amigo de los chicos, un poco más joven y con ganas de agregarle distor a su vida.
Ellos llamaron a Lucas y Marcos, y los cinco dieron vida a lo que fue una de las bandas de rock más longevas de la zona: Claroscuro. Juntos recorrieron distintos bares de la zona y se dieron el gusto de visitar varias ciudades lindantes.
Mercedes Sánchez
Bajo y coros
Pasado un tiempo comenzaron los cambios, que se iniciaron con la partida del bajista Lucas y la llegada de Mercedes, en lo que fue el primer punto de inflexión en el sonido del grupo. Ella se incorporó para darle más presencia a las canciones desde su función.
Así siguieron por unos meses más hasta que llegó el segundo cambio. Marcos, quien tocaba el teclado y cantaba junto a Rodrigo, dejó la ciudad y su lugar en la banda no fue reemplazado. Este fue el segundo punto de inflexión. Con la ausencia del instrumento y su forma de cantar quizás un poco más pop, el estilo cambio rotundamente. Fue cuando el rock que siempre estuvo presente se convirtió en el protagonista definitivo.

             Génesis, segunda parte

Y así llegó el último y quizás más importante punto de inflexión. Juan, el antiguo batero, además de ser músico es piloto, y la incompatibilidad de ambas tareas lo obligaron a abandonar la banda. Fue a principios del 2007, recuerdo que el último recital que vi con él en la rítmica hacía mucho calor y las polleras y sandalias eran las vedettes de los días.
Ese rango de meses conformó el final de la formación antigua y el nacimiento de la actual; época en la que Alejandro se sumó al proyecto para terminar de aportarle esa dosis de energía que le faltaba.
Alejandro Tarifeño
Batería
Claroscuro era: Rodrigo en voz y guitarra, Sebastián en primera guitarra, Mercedes en bajo y Alejandro en batería. Y con esa formación se terminó de afianzar y jerarquizar dentro de la escena local.
Recuerdo el primer recital que vi con Ale en la batería. Estaba sorprendida por el cambio rotundo en el sonido de la banda. La fuerza, precisión, arreglos nuevos, marcaciones de cortes y la energía enorme que salía de ese cuarteto que tenía en frente me voló los pelos. Como testigo fiel, puedo dar fe de la evolución y transformación radical que tuvieron como banda, de la complejización de sus producciones y del crecimiento personal de cada uno como músico.
Duálmicos en vivo
Y así llegamos al 2009, cuando la grabación del primer disco oficial estaba casi completa, y era momento comenzar a pensar en los trámites de registración. Ahí aparecieron las primeras trabas: El nombre Claroscuro se repetía en distintos grupos artístico, y era necesario encontrar una representación más original y exclusiva que los distinga.

             Génesis, tercera parte

Reunión y tormenta de ideas.
El objetivo: Encontrar un nuevo nombre para la banda.
La consigna: Buscar uno que simbolice la dualidad que los caracteriza.
El ganador de la tormenta: Un híbrido resultante de la unión de dos almas: DUÁLMICOS.  
Portada del disco "Claroscuro"
Y de nuevo vuelvo a mirar los dos cds de la misma banda con diferente nombre que tengo en frente. Y mientras tanto suena Wake up, una de las baladas de rock regional más linda que escuché. Y de nuevo recuerdo aquellos días en que eran cinco hombres sobre el escenario, con algunas canciones que no me gustaban y otro par de letras con un dramatismo que jamás hubiese elegido.
Y hoy más madura y con conocimiento de causa, puedo decir que me encanta verlos así. A este cuarteto de almas que además de músicos, son grandes amigos que funcionan como una gran familia, con todo lo que ello implica. 
La familia
          Ahora están a poquitas horas de presentar en público a “Claroscuro”, ese hijo primer que gestaron durante más de tres años, que lo iniciaron, pusieron reset y lo volvieron a empezar. Fue un proceso largo y uno de los discos más esperados en el under local. 
          El lugar elegido para el evento es La Conrado Cultural, y van a contar en él con artistas invitados, entre ellos Andrea Jara y Yamila Tejada, voz y saxo respectivamente en Cromosoma X.
Cientos de personas ya tenemos a "Claroscuro" en nuestras manos, y mientras escribo estas líneas comenzó a sonar de nuevo la primera canción. Quizás ante la palabra “cientos”, un par de signos de interrogación se hayan dibujado en la cabeza de quien lee. Es que Duálmicos dio un pasito más allá y se lanzó con todo. 
Con audacia se animaron a imprimir mil copias para distribuir de manera gratuita, y a la vez que iniciaron un plan de entrega sin costo en establecimientos educativos de la ciudad. Una acción de mercado estratégica, creativa e inteligente. Una manera original de llegar a una mayor cantidad de público y ampliar el espectro de seguidores.

El día D

Las expectativas son muchas y las ganas también. Por eso como hace un montón de años vamos a estar ahí, apoyándonos como siempre entre nosotros, pasando un buen rato  entre amigos y escuchando rock patagónico del bueno.
Ahí nos vemos para volver con la crónica del recital.

Hasta la próxima.

Juliana D. Biurrún

lunes, 22 de noviembre de 2010

En el Día de la Música... el sello del alma en una canción


          Dicen las fuentes que en 1594 Santa Cecilia fue nombrada patrona de la música por el Papa Gregorio XIII. Su fiesta es el 22 de noviembre, fecha que corresponde con su nacimiento y que ha sido adoptada mundialmente como el Día de la Música. El padrinazgo le fue otorgado por haber demostrado una atracción irresistible hacia los acordes melodiosos de los instrumentos. 

          La música fue pontificada en una historia de religión; pero creo que es mejor a pensarla fuera de eso y entenderla como un elemento que trasciende al hacer o escuchar una canción.

          La música no son sólo combinaciones de sonidos y melodías. Es lo que genera a su alrededor, con ella de fondo o como protagonista. Son momentos, recuerdos, situaciones, sensaciones, introspecciones, charlas, complicidades, comunión, comunicación, modos de vida, elecciones de vida, historias, tristezas, alegrías… Y así se puede extender la lista mucho más... 

          Es la globalidad que comprende al todo que somos. Es la síntesis de lo que escuchamos y generamos. Es el punto de unión entre nuestra creación y formación. Es la dialéctica constante entre vida y pasión; compañía e introspección. Es de manera simple y compleja el sello del alma en una canción

        
          La música contextualiza nuestra historia. Le pone sonido a escenas de la vida y las guarda en nuestro disco rígido cual soundtracks de película sin género.

          Una canción tiene el poder de retrotraerte a días, meses o años atrás. La música dibuja tu historia en aquella canción que sentís que fue escrita para vos. Abre leyendas y las cierra sin pedir permiso. Se mete por tus sentidos y de un zarpazo directo al centro, te arranca la emoción que guardabas dentro. 
         

Hasta la próxima 
Juliana D. Biurrún

sábado, 20 de noviembre de 2010

Eruca Sativa: Un crack en el rock argento

Power trío
             Por dónde empezar cuando pienso en escribir sobre Eruca Sativa. Los conocí hace un tiempo bastante largo ya, por aquellas épocas en que todos teníamos Fotolog y lo usábamos para difundir nuestras actividades, subir fotos pseudonarcisistas, o simplemente para pasar el rato. 

            Eruca es un power trío cordobés que comenzó su trabajo en el 2007. Su producción total está compuesta por un EP y dos discos, “La carne” (2008) y “ES” (2010). En este último contaron con la participación de David Lebón y Titi Rivarola como invitados.
            Su incursión y aceptación fue inmediata, y en su poco tiempo de vida trascendieron los límites de su provincia. Compartieron escenario con el reconocido Javier Malosetti, Las Manos de Fillipi, Carajo. Participaron del Cosquín Rock y los festejos del Bicentenario ante miles de personas, entre otras cosas.
Brenda Martin
Bajo y coros
            Siempre me gustó informarme y conocer sobre grupos under. Así descubrí a Lucila Cueva, una banda cordobesa compuesta íntegramente por mujeres, quienes en el 2005 se consagraron ganadoras en Carven Rock Festival de Buenos Aires entre 208 bandas. El premio fue un pasaporte directo al Eastern Cavern Festival de Inglaterra, ocasión en la que viajaron con su música  por el país en cuestión, Italia y España.
            Hace años tocaban allí la bajista Brenda Martin y la cantante y guitarrista Lula Bertoldi, quienes hacia el 2007 confluirían junto con el baterista Gabriel Pedernera en el proyecto de Eruca Sativa. 
            Una explosión musical se asomaba en silencio por la ventana y prometía estallar apenas afianzados los primeros acordes. “Tuve la suerte de presenciar el primer ensayo y ya sonaban terribles”, comentó una vez Mercedes Sánchez, bajista de Duálmicos, banda de Neuquén que se prepara para lanzar su primer disco oficial en lo que promete ser uno de los eventos under del año.
Eruca en los festejos por el Bicentenario - Córdoba
            Es que Eruca Sativa tiene el poder mágico de hacer que escuches un tema y no puedas evitar pasar al track siguiente; o veas un video en youtube y te quedes con ganas de hacer más clicks sobre la pantalla acompañada por parlantes a punto de explotar.
            ¿El estilo? Rock contundente, ese del poderoso, distorsionado, con bases súper sólidas y llenas de energía, pero que no pierde los matices del funk ni la capacidad de bajar los decibeles para dar lugar a una canción con guitarras acústicas y voces como protagonistas.
Eruca junto a Javier Malosetti
              En este power trío el talento de sus integrantes no sobresale por ninguno de ellos. Los tres son excelentes cada uno en su función. Las baterías de Gabriel son galopantes, sólidas, variadas, con fuerza y color. Los bajos de Brenda son palabra mayor. El swing de su toque, los arreglos precisos, originales y la versatilidad impresa en su sonido, la convierten en lo que considero sin dudas, la mejor mujer bajista de rock en la escena actual. Y Lula, qué no decir sobre ella, es un manojo de talento puro esta chica. Sus guitarras complementan con creces a la base rítmica como aplanadora que la acompaña, y su voz tiene la virtud en la bipolaridad de cantar sonidos rasposos, sucios y afinados - de esos que le hacen doler la garganta a uno mismo cuando los escucha -, para pasar a falsetes impecables y melodías de lo más dulces.
            Las letras de sus canciones no se reducen sólo a la temática del amor, que suele ser lo más común, sino que tocan temas sociales y hasta se dan el gusto de filosofar sobre las existencialidades de la vida. 

            Eruca en la escena actual
Lula Bertoldi
Voz y guitarra
           Debo reconocer que últimamente estuve medio renegada con respecto al rock argento contemporáneo. Casi ninguna banda actual logró captar mi atención como para escuchar muchas veces un disco y aprenderme todas sus canciones. Pero tampoco pude dejar nunca de lado mi amor incondicional por artistas que brillaron hace décadas (y lo continúan haciendo), como Charly García y el señor Luis Alberto Spinetta. Otro día escribiré sobre ellos.
            Eruca Sativa, además de su formación novedosa en este escenario (dos mujeres y un hombre), apareció para renovar el sonido imperante. Su estilo moderno y fusionado, sumado al destaque por igual de sus integrantes, llegaron para darle al rock nacional esa dosis de power que le estaba faltando y no escuchado  desde fines de los '80, principios de los '90, con la aparición de Divididos.
Gabriel Pedernera - Batería y coros
Endorser de Solidrums
            Las composiciones elaboradas, las letras con contenido y la particularidad de su voz líder la destacan por sobre el resto en la escena actual. Por eso me atrevo sin dudas a decir que Eruca es la mejor banda emergente que escuché en el último tiempo. Jóvenes músicos profesionales con visión y talento, donde el todo no sobrepasa las individualidades, sino que las potencia para lograr el estallido musical que  caracteriza al sonido Sativa.
            A esta altura de las líneas ya es innecesario recomendar esta banda a los amantes del rock, y seguramente ya estarán intentando piratear la música de los cordobeses para escucharla con total expectativa. Pero si desde el lugar donde están tienen la posibilidad de conseguir los discos originales, de más está decir que si pueden los compren. Y si viven muy lejos de los puntos de venta, aprovechen las nuevas tecnologías a su favor.  Den por sentado que no se van a defraudar.

Para conocer más de la banda pueden visitar su web oficial
Brenda + Gabriel + Lula = ES
Acá les dejo una de mis canciones preferidas. “Para que sigamos siendo” del disco “La carne”.

Del disco “ES”, el que considero uno de los mejores temas: “Magoo”. Excelente.
 
Y el corte de difusión de ES: “La Carne”. Genial.


 Hasta la próxima 

Juliana D. Biurrún